PLACERES

Ayuda a restaurar tu olfato después del Covid 19

¿Tuviste Covid y perdiste el olfato o ya no es lo que era? Pon en práctica estas recomendaciones para irlo reentrenando

  • MARISA ZANNIE
  • 18/01/2022
  • 12:30 hrs
  • Escuchar
Ayuda a restaurar tu olfato después del Covid 19
Puedes entrenar a tu nariz para que vuelva a captar todos esos aromas que no percibes después de tener Covid. (FOTO TOMADA DE PIXABAY)

Una de las secuelas, si no grave sí muy molesta, de haber padecido Covid 19, es la pérdida temporal del sentido del olfato. La enfermedad es tan nueva que en realidad poco se sabe sobre ella y menos sobre sus secuelas, pero sí se sabe que mientras algunos han recuperado este sentido al 100%, otros lo han hecho solo parcialmente o perciben algunos olores y sabores de forma distinta a como lo hacían antes, a este fenómeno se le conoce como parosmia. El caso es que un 60% de enfermos de Covid presenta disfunciones olfativas y en un 10%  son persistentes. A la larga, esta alteración del olfato puede ser muy estresante.

De acuerdo con un estudio hecho recientemente por un grupo de expertos --el  llamado Clinical Olfactory Working Group (Grupo de Trabajo Sobre el Olfato)-- de la Academia Estadounidense de Alergias, Asma e Inmunología, el mejor tratamiento es el entrenamiento olfativo, aunque también es esperanzadora la aplicación de gotas nasales de vitamina A. Otros tratamientos y métodos no han sido comprobados científicamente, así que actualmente, estas son las dos mejores opciones.

(FOTO TOMADA DE PIXABAY)

¿EN QUÉ CONSISTE EL ENTRENAMIENTO OLFATIVO?

Es un tipo de terapia que utilizan los olfatólogos --y también un método que utilizan los perfumistas para mejorar su capacidad olfativa--, no necesita ser prescrito por un médico, es sencillo de practicar, se puede hacer fácilmente en casa y es muy barato. 

Se ha comprobado, además, que es especialmente efectivo cuando las personas que perdieron la capacidad olfativa lo hicieron como consecuencia de un virus como en el resfriado común. Aún es muy pronto para saber si aplica en el caso de la pérdida de olfato provocada por Covid, pero no hay ninguna razón para que no funcione.

(FOTOS TOMADAS DE FLICKR Y PIXABAY)

El método se trata simplemente de la exposición breve y repetida a ciertos aromas fuertesLa forma tradicional de practicar el entrenamiento olfativo es a través de los aromas de las rosas, clavo, eucalipto y limón.

Para que funcione, hay que aspirar,  en dos sesiones, por la mañana y por la noche, cada uno de estos cuatro aromas durante medio minuto cada uno. El truco es que hay que hacerlo con regularidad por un largo periodo de tiempo. Hay otros aromas naturales fuertes que pueden funcionar, como el de la cáscara de la naranja, canela, café, menta, nuez moscada y otras especias. Los que se usaron el estudio fueron los anteriormente mencionados, pero puedes utilizar los que más te agraden.

La idea es hacer aspiraciones cortas y suaves durante el tiempo indicado, ya que aspirar muy fuerte puede provocar que no detectes la esencia. Después de trabajar con un aroma durante medio minuto, descansa cinco minutos y ve al que sigue, lleva un diario para que registres lo que sucedió al aspirar el aroma: lo captaste muy poco; al principio sí y después ya no; tal y como lo has hecho siempre;  ya lo vas captando mejor, etcétera. 

(FOTO TOMADA DE PXHERE)

La clave es no desesperarse y dejar de hacerlo, hay algunas personas a las que les puede tomar semanas detectar algo, pero hay que perseverar. En medio de tus sesiones mañanera y nocturna de entrenamiento olfativo, toma nota de los aromas a tu alrededor y aspíralos por unos segundos cada vez que te acuerdes. 

Una buena opción para tu entrenamiento es usar aceites esenciales, tan populares actualmente.

(FOTO TOMADA DE PXHERE)

Este entrenamiento busca regenerar las neuronas especializadas en oler, y, los estudios más recientes indican que los cuatro olores con los que trabajes principalmente deben cambiarse cada doce semanas. Este periodo de tiempo te hará comprender que no se trata de un proceso rápido, pero sí funciona.

Hay investigaciones más específicas que indican que mientras más se prolongue el entrenamiento, más efectivo será, por lo tanto no hay que rendirse aunque no se detecte una mejoría significativa en el corto plazo.