Opinión

Osos polares, en su casa

Dmitry Kokh viajó a través de unas islas en el Mar de Chukchi y se encontró con esta familia de osos que aquí les presento. | Ulises Castellanos

  • 20/01/2022
  • Escuchar

Imaginen andar por ahí cámara en mano, explorando la Antártida y que de pronto, vean movimiento en las ventanas de una casa abandonada, se acercan a ver de qué se trata y oh! sorpresa, son osos polares que viven en familia, en una casa originalmente habitada por humanos.

Pues eso fue exactamente lo que le pasó al fotógrafo ruso Dmitry Kokh, cuando paseaba por el océano Ártico que divide el territorio entre Alaska y Rusia.

En septiembre del año pasado, Dmitry Kokh -fotógrafo especializado en naturaleza y fauna salvaje, además es buzo- viajó a través de unas islas en el Mar de Chukchi, un área marginal del Océano Ártico y se encontró con esta familia de osos que aquí les presento. 

Dmitry Kokh  lo cuenta así: “Al ser la parte más alejada y oriental del Ártico ruso, este lugar es muy difícil de conseguir pero también difícil de olvidar”, dice Kokh. “Recorrimos en el velero más de 1,200 millas de paisajes vírgenes, pueblos perdidos en el tiempo, rincones con variada fauna y mares llenos de vida”. Y es justo así cómo esa tenacidad se ve recompensada con estas imágenes que publicó incluso National Geographic.

Kokh, quien actualmente vive en Moscú, capturó una espectacular serie de fotos que muestra a los osos polares que se han apoderado de los edificios abandonados de una estación meteorológica en una isla entre Rusia y Alaska. Asómense a su Instagram y vean toda la serie y el resto de su trabajo, aquí su liga: @master.blaster

Kokh estaba en una misión personal para fotografiar osos polares, y su expedición se centró originalmente en la isla Wrangel, que es “mundialmente famosa por ser un lugar para encontrarse con los osos”. Sin embargo, en 2021, posiblemente debido al verano helado, la isla carecía de su típica población de osos polares.

El fotógrafo ruso dice que “nunca se han observado osos polares en los edificios abandonados de la estación meteorológica de la isla, que fue construida en la década de 1930 y abandonada a principios de la de 1990”. Él llama al encuentro una "situación única en la vida" que pudo capturar con "tecnología y un poco de magia", según el portal especializado en fotografía DIYPhotography.

Algunos de los osos miraban directo por las ventanas al fotógrafo cuando lo veían merodeando alrededor. Kokh logró capturar estas imágenes en primer plano de los osos polares que deambulaban dentro y fuera de las estructuras deterioradas. No parecen asustados, ni agresivos, más bien se les ve curiosos con su nuevo visitante.

Estos osos contrastan con la sensación apocalíptica del sitio abandonado. En su Instagram, Dmitry describe el Ártico ruso como “un mundo paralelo extremadamente hermoso”. Sin embargo, señala que está lleno de basura y qué se debe hacer algo al respecto.

Dmitry Kokh quién ha fotografiado en el caribe cubano; Sudáfrica, Noruega y las Azores, entre otros espectaculares sitios; cuenta que “Por ejemplo, hay alrededor de 12 millones de barriles de combustible abandonados esparcidos por la costa. En la época soviética, traían los barriles y, después de que se usaba el combustible, arrojaban barriles por todos lados. Además de pueblos abandonados, basura de construcción, etc.”

Hacer fotografía salvaje es toda una especialidad. Si además quieren ver su trabajo acuático, aquí les dejo el sitio www.dmitrykokh.com para que conozcan toda su obra. Y por acá pueden ver lo que hizo Dmitry Kokh con estos osos en video, disfrútenlo.



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.